¿Quién está obligado al cumplimiento de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales?

El artículo 2 dela Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo (LPBC) específica de forma pormenorizada el listado completo de sujetos obligados a los que será de aplicación la ley.

De forma resumida incluye:

  • Las entidades de crédito y de pago, así como quienes ejerzan profesionalmente actividades de cambio de moneda, intermediación en la concesión de préstamos o créditos, depósito, custodia o transporte profesional de fondos o medios de pago
  • Las entidades aseguradoras y los corredores de seguros cuando actúen en relación con seguros de vida u otros servicios relacionados con inversiones.
  • Las sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva, de fondos de pensiones, de entidades de capital-riesgo y de garantía recíproca.
  • Los promotores inmobiliarios y quienes ejerzan profesionalmente actividades de agencia, comisión o intermediación en la compraventa de bienes inmuebles.
  • Los auditores de cuentas, contables externos o asesores fiscales.
  • Los notarios, registradores de la propiedad, abogados, procuradores, etc, en los ámbitos mercantil, de inversiones y de compraventa de bienes.
  • Las personas que comercien profesionalmente con joyas, piedras o metales preciosos, objetos de arte o antigüedades, y en general todo comerciante respecto a transacciones que superen los 15.000 euros.
  • Otros varios: centros de negocios, casinos de juego, Montes de Piedad, loterías u otros juegos de azar respecto de las operaciones de pago de premios, fundaciones y asociaciones.

Tienen la consideración de sujetos obligados las personas físicas o jurídicas que desarrollen las actividades mencionadas. No obstante, cuando las personas físicas actúen en calidad de empleados de una persona jurídica, o le presten servicios permanentes o esporádicos, las obligaciones impuestas por esta Ley recaerán sobre dicha persona jurídica.

Los sujetos obligados quedarán, asimismo, sometidos a las obligaciones establecidas en la presente Ley respecto de las operaciones realizadas a través de agentes u otras personas que actúen como mediadores o intermediarios de aquéllos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *